La Reforestación y su importancia

Uno de los grandes problemas ecológicos a los que nos enfrentamos hoy en día es la deforestación, es decir, la eliminación de la vegetación natural de un ecosistema forestal por diferentes causas como la tala descontrolada de árboles, cambio de uso del suelo para agricultura y ganadería, minería, construcción de carreteras o por fenómenos naturales como incendios naturales, deslizamientos, inundaciones entre otros.

Este problema nos puede llevar a la desertificación, que es la pérdida del suelo fértil y productivo y se convierte en un grave problema que empeora la crisis climática del planeta. Una de las soluciones a este problema es la Reforestación, que consiste, básicamente, en plantar árboles y arbustivos de preferencia con especies nativas de rápido crecimiento; allí donde quedan pocos o ya no existen, y monitorearlos de la manera adecuada para que se pueda regenerar el bosque.

 

¿Qué es la Reforestación? 

La Reforestación es el repoblamiento o establecimiento de especies arbóreas o arbustivas, nativas o exóticas, con fines de producción, protección o provisión de servicios ambientales, sobre suelos que pueden o no haber tenido cobertura forestal. Este mecanismo es fundamental para una buena adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático en el Perú (Minagri, 2021). 

Beneficios de la Reforestación 

Según el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), los principales beneficios de la Reforestación son el incremento de la fertilidad del suelo y la retención de la humedad; así como la estabilización de los suelos, reduciendo la erosión por la intensa precipitación, de este modo, se proporciona un microclima favorable para los microorganismos y la fauna silvestre en el ecosistema.

La importancia de la Reforestación se explica por el papel que desempeñan los árboles en nuestro planeta. Cuando realizamos actividades de Reforestación se logran restaurar áreas degradadas generando zonas boscosas las cuales conllevan a beneficios importantes para los ecosistemas como:

  1.          Incremento de nutrientes en el suelo a través de las raíces y de las hojas de los árboles que caen de sus ramas y copas.

  2.      Actúan como acueductos naturales porque redistribuyen el 95% del agua que absorben

     

  3.      Conservan la biodiversidad porque sirven de hábitat para una gran cantidad de especies.

     

  4.      Ayudan a controlar o reducir el riesgo de erosión del suelo, los deslizamientos de tierra y las avalanchas

     

  5.      Se convierten en principales sumideros de carbono porque absorben dióxido de carbono y proporcionan oxígeno.

     

  6.     Brindan beneficios a las poblaciones y al ambiente, a través de sus múltiples bienes y servicios, como productos maderables, frutos, plantas medicinales y servicios ecosistémicos relacionados con la provisión de agua y almacenamiento de carbono, que se encuentra estrechamente vinculados a la mitigación de los efectos del cambio climático

     La Reforestación es, por tanto, una práctica imprescindible para la supervivencia de todos los seres vivos, incluido el ser humano.

Gladys López Rivadeneyra

¡Hola!  me llamo Gladys soy Ingeniera Forestal con especialización en suelos y desde muy joven me inicie realizando actividades de reforestación, revegetación y manejo de suelos en ecosistemas boscosos lo cual me brindo el soporte y experiencia para conformar el equipo de Restauración de ecosistemas forestales en la Consultora ForestSoil. Me siento feliz de seguir participando en lo que más me apasiona porque que a pesar de las actividades a pequeña escala, siento que estamos poniendo un granito de arena y contribuyendo en la lucha contra el cambio climático.

Palabras claves: Reforestación, Cambio climático, Ecosistemas, Desarrollo sostenible, Restauración

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *